miércoles, 13 de noviembre de 2013

Posted by Elena Díaz On 4:06

Se dice que en el amor y en la guerra todo vale pero, ¿y en los negocios? La publicidad se ha convertido en una poderosa herramienta de las empresas que, no solo constituye una forma de comunicación de los productos novedosos que ofrecen en el mercado, sino que influye de forma persuasiva en el consumidor para que adopte determinadas actitudes o realice actos concretos. 
Y para ello suelen utilizar datos en sus anuncios, testimonios de otras personas, contratan a un famoso para atraer a sus fans, realizan comparaciones con otros productos (que en España está permitido siempre que se trata de datos objetivos), o tratan de apelar a nuestro sentimientos o emociones. 

Pero, en ocasiones esa publicidad puede traspasar la delgada línea que existe entre lo permitido y lo prohibido.

Ya os hablé en un post anterior (Sana sana culito de rana) de la publicidad engañosa y hoy quiero acercaros otro tipo de publicidad ilícita, aquella que atenta contra la dignidad de la persona o vulnera derechos fundamentales (art. 3.a) Ley 34/1988, de 11 de noviembre, General de Publicidad).

Principalmente se trata de proteger de aquella publicidad que pueda afectar a la infancia, la juventud o a la mujer. De hecho el propio artículo citado aclara que “se entenderán incluidos en la previsión anterior los anuncios que presenten a las mujeres de forma vejatoria o discriminatoria, bien utilizando particular y directamente su cuerpo o partes del mismo como mero objeto desvinculado del producto que se pretende promocionar, bien su imagen asociada a comportamientos estereotipados que vulneren los fundamentos de nuestro ordenamiento coadyuvando a generar la violencia…”.

Entiendo que esta aclaración viene motivada por la clara denigración que tiempo atrás ha sufrido la mujer y que se reflejaba de forma evidente en la publicidad de hace algunas décadas.





Si bien, no tenemos que remontarnos tanto para visualizar campañas que dieron que hablar en su momento, como la de Dolce & Gabbana de hace algunos años que provocó su retirada, o la de la firma de ropa Polo de Deauville, que supuso la decisión de AUTOCONTROL (del que ya os hablé en el post referenciado anteriormente) de estimar la reclamación presentada por AUC al utilizar a la mujer como “mero objeto desvinculado del producto que se pretende promocionar”.


Pero, podría surgir la duda de si la retirada de este tipo de publicidad actual, “menos ofensiva”, podría a su vez estar coartando la libertad de expresión. Lo que de una forma u otra si queda claro es que, de modo implícito la publicidad busca este tipo de polémica, de forma que se hable más de ella reforzando el fin que la propia empresa buscaba a través de su publicidad (que hablen de mí, bien o mal, pero que hablen).

No obstante, quiero subrayar que un spot sexista, aunque sea el ejemplo más usual, no constituye la única forma de degradar a la persona a través de la publicidad... como veremos en próximas entradas.

7 comentarios:

  1. a mi el anuncio de dolce a gabanna lo odio con todas mis fuerzas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el anuncio otra cosa no, pero polémico es

      Eliminar
  2. A veces no pensamos la importancia que tiene la publicidad, sobre todo en gente tan joven.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, como he comentado la publicidad puede influir de forma casi imperceptible en nosotros y no nos damos cuenta del trasfondo que puede tener. Muchas gracias por comentar.

      Eliminar
  3. Es cierto lo que dices, a veces se crean estereotipos que pueden hacer mucho daño sobre todo a los jóvenes y no vale todo por vender... hay que tener cierta moralidad y no sobrepasar ciertos límites... Se nos quiere vender una imagen que no es real siempre y eso está haciendo mucho daño.
    Me encanta los temas que tratas, un beso y sigue así, personalmente estoy siempre harta de leer lo mismo y me gusta ver temas distintos como éstos en los blogs!!!

    Un besazo guapísima!

    Ángela de My Secret Journal Blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por comentar y por tus palabras, siempre dándome ánimos y fuerzas para seguir. En cuanto al post, creo que es un tema al que no prestamos la atención que se merece de ahí que haya decidido hacer la entrada sobre ello, además de que es un tema que me apasiona. Un besazo

      Eliminar
  4. Qué razón tienes en el post!
    ¿Estás preparada para que llegue la Navidad?Recibela de la forma más divertida,todo en mi último post,te sigo,un besito.
    http://miescueladetacones.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar